#VidaFit ¡MANTENLO CLARO! Esta es la correcta cantidad de carne roja que debes comer en un día – SuNoticiero
онлайн займ на банковскую карту

#VidaFit ¡MANTENLO CLARO! Esta es la correcta cantidad de carne roja que debes comer en un día

Podría decirse que ningún alimento ha causado tanto revuelo durante tanto tiempo en los círculos médicos y culinarios como la carne roja.

Aunque la mayoría de los estudios indican que frenar el consumo de carne roja es beneficioso para la salud, la revista médica Annals of Internal Medicine publicó algunas pautas controvertidas sobre el tema en octubre de 2019, argumentando que los consumidores de carne son casi incapaces de realizar cambios en la dieta y, por lo tanto, se les debería permitir continuar comer cantidades de proteína no recomendadas por el médico.

Aún así, la Organización Mundial de la Salud ha clasificado la carne procesada como carcinógena y la carne roja como probablemente carcinógena. Estudios de todo tipo han señalado los principales inconvenientes médicos asociados con la propensión de las personas a comer en exceso carne roja.

Entonces, todavía reina una pregunta: ¿cuánta carne roja es demasiada carne roja?

Primero deberíamos intentar definir qué significa realmente el término. Según Stephen Kopecky, cardiólogo de la Clínica Mayo, hay tres categorías a tener en cuenta. Aparte de la carne que proviene de vacas, la carne roja incluye cordero, ternera, venado y cabra. El cerdo (“la otra carne blanca”) a menudo se considera como carne roja desde el punto de vista nutricional.

Según Kopecky, se debe evitar toda la carne procesada y la mayoría de la carne molida. Haythe sugiere pollo, pavo y pescado en lugar de carne roja. En cuanto a la carne roja “entera”, Kopecky aconseja comer no más de 85 gramos al día o menos de 595 gramos a la semana.

“Un paciente me dirá que come carne solo dos o tres veces por semana; por ejemplo, cuando come bifes”, dijo. “¿Pero de qué tamaño es ese bife? Por lo general, de 500 gramos. Básicamente, la cifra que se recomienda comer en toda la semana“.

Ese consejo está en consonancia con la orientación del Fondo Mundial para la Investigación del Cáncer, que aconseja limitar la ingesta de carne roja a tres porciones por semana, para un total de aproximadamente 340 a 510 gramos de peso cocido.

Muchos carnívoros sostienen que, históricamente, los humanos han consumido carne roja como base de su dieta. “Sí, nosotros, como especie, hemos estado comiendo carne roja durante millones de años”, dijo Kopecky. Pero hay un problema: “No teníamos refrigeradores ni congeladores y no podíamos salir y matar un ciervo para desayunar, así que comíamos carne en pequeñas cantidades, de forma intermitente y junto con muchas verduras, legumbres, frutas, cereales y plantas. Nuestro genoma se basó en comer carne, pero no mucha”.

Gundersen cree que deberíamos eliminar por completo la carne roja y la carne en general. “Según el Comité de Médicos por una Medicina Responsable, realmente no necesitamos carne en nuestra dieta”, aseguró. “Nos servirá mejor el cambio a fuentes de proteínas de origen vegetal que serán más efectivas, especialmente para prevenir enfermedades cardíacas”. Para las personas preocupadas por las enfermedades cardíacas y que puedan estar predispuestas a ellas, les aconseja que “dejen la carne por completo”.

Consultada por este medio, la licenciada en Nutrición Delfina Fahey (MP 3438), explicó: “El consumo de carne roja se asocia a una alimentación más rica en grasas saturadas y pobre en fibra. Si bien este alimento aporta proteínas de alto valor biológico, zinc, hierro biodisponible y vitamina D, su consumo excesivo combinado con otros factores como el sedentarismo conlleva al desarrollo de obesidad, diabetes tipo 2 y dislipemias”.

Para Fahey, “lo ideal es calcular los gramos de proteínas por el peso del paciente, evaluando su peso y objetivo. Si necesita lograr un descenso de peso o no. Si entrena o es sedentario y así buscar diversas fuentes de proteínas para cubrir en su alimentación”.

“Una alimentación basada en frutas, verduras, cereales integrales, semillas y frutos secos con un bajo consumo de alimentos de origen animal favorece el cuidado de la microbiota intestinal y la prevención de enfermedades crónicas. Se recomienda consumir menor cantidad de alimentos de origen animal, variar la alimentación e intentar motivar a la gente a que incluya además otras opciones alimentarias”, concluyó la especialista.

Infobae

SuNoticiero