#VidaFit El ejercicio físico trae muchos beneficios para tu salud mental, entérate cuáles son

Cuando hacemos ejercicio (o consideramos hacerlo), pensamos en lo beneficioso que es para nuestro cuerpo y así vernos bien frente al espejo o estar más sanos. No obstante, está más que probado que también tiene muchas bondades en lo que se refiere a tu salud mental, de acuerdo con una nota de Phrònesis.

Bienestar emocional

Según el doctor Miguel del Valle Soto, catedrático de la Universidad de Oviedo, hacer ejercicio es “un cambio en el estilo de vida importante, un cambio mental” ya que estabiliza proteínas como las endorfinas, que estimulan los neurotransmisores de placer. Estas tienen un efecto similar al de drogas como la heroína, pero de manera positiva y natural.

Al subir las endorfinas y ver los cambios positivos en nuestro cuerpo, aumenta la autoestima haciéndonos sentir mucho más atractivos y seguros. No es necesario pasar incontables horas encerrado en el gimnasio, para mejorar tu estado anímico bastará con unas sesión de 30 minutos de 3 a 5 veces a la semana.

Prevención del deterioro cognitivo

Según un nuevo estudio de la Sociedad Americana de Química (ACS) publicado en la revista Environmental Science & Technology, tan sólo 5 minutos de ejercicio al aire libre suponen un importante beneficio para la salud mental a cualquier edad, previniendo enfermedades como el Alzheimer. De igual manera, quienes ya sufren enfermedades del deterioro cognitivo o mentales, se ven beneficiados por el ejercicio, ya que contribuye al bienestar general.

En la misma línea, según informó la BBC, investigadores en Escocia dicen que las personas que tienen entre 70 y 80 años, y realizan una actividad física regular, como caminar varias veces a la semana, muestran menos signos de envejecimiento en el cerebro que los que hacen menos actividad física. Así queda más que demostrado que el ejercicio rejuvenece.

Alivio de la ansiedad

La salud mental también está relacionada con la ansiedad. La Asociación Americana de Ansiedad y Depresión determinó que una manera de mantenerse psicológicamente sano es practicar una actividad física. Esta ayuda a aliviar la ansiedad y el estrés; estudios demostraron que es muy efectivo para reducir la fatiga, mejorar el estado físico, la concentración y mejorar la función cognitiva en general.

Hacer ejercicio puede ser especialmente útil cuando el estrés agota tu energía o capacidad de concentración. Los científicos de la asociación antes mencionada han encontrado que la participación regular en el ejercicio aeróbico disminuye los niveles generales de tensión, eleva y estabiliza el estado de ánimo, y mejora el sueño y la autoestima. Unos cinco minutos de ejercicio aeróbico bastan para combatir la ansiedad.

Aumento de la capacidad intelectual

De igual manera, otros estudios probados en ratones han demostrado que el ejercicio cardiovascular puede crear nuevas células cerebrales y mejorar el rendimiento general del cerebro. Por si fuera poco, también sugieren que una dura sesión de ejercicio aumenta los niveles de una proteína conocida como BDNF (Brain Derived Neurotrophic Factor o factor neurotrófico derivado de cerebro), la cual se cree que es capaz de ayudar en la toma de decisiones, el pensamiento y el aprendizaje.

SuNoticiero

Join the Conversation