Recompensas, armas y fracaso de las zonas de paz en la Cota 905 – SuNoticiero
онлайн займ на банковскую карту

Recompensas, armas y fracaso de las zonas de paz en la Cota 905

Durante varios días hubo plomo en Caracas, mucho plomo. Enfrentamientos abiertos entre la banda de Carlos Luis Revete, alias «Koki», y cuerpos policiales paralizaron en la Cota 905 y comunidades aledañas.

Durante el operativo, las Fuerzas de Acciones Especiales (FAES) en el sector, apoyados por funcionarios del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc) y la Guardia Nacional (GNB), logró la toma progresiva de las zonas controladas por el «Koki», en un procedimiento que inició en la tarde del jueves 8 de julio y se extendió a lo largo de todo el viernes 9 de julio.

Las detonaciones cesaron cuando los uniformados alcanzaron a controlar las zonas que albergaban a la banda del «Koki», desmontaron garitas y demás lugares usados por los delincuentes y decomisaron armas y municiones, según información oficial.

El 10 de julio, la ministra de Interior y Justicia, Carmen Meléndez, junto a la vicepresidenta Delcy Rodríguez, informó en rueda de prensa los resultados de la operación policial. Pero a pesar de los elogios dados por las funcionarias a la acción del Estado, muchas cuestiones no fueron aclaradas. Y no hubo prensa independiente acreditada o que le fuera permitida hacer preguntas. Así que aquí recogemos algunas.

¿Por qué se permitió que la banda del «Koki» se cimentara durante al menos seis años?

En 2013, el Tribunal 36º de Control de Caracas emitió una orden de captura en contra de Carlos Luis Revete, alias «Koki»… o «Coqui» como se le conocía hasta hace pocos días. En 2015 pasó a tomar control de la banda criminal en la Cota 905, en Caracas, tras la muerte de «El Chavo». Entonces articuló un pacto ente grupos delictivos de El Valle, La Vega y El Cementerio, vigente hasta ahora.

En junio de 2015 hubo un enfrentamiento fuerte entre policías y matones que terminó con nueve motos policiales y una patrulla quemadas, además de nueve policías heridos. Al mes siguiente, se produjo una OLP (Operación de Liberación del Pueblo) en la zona supuestamente para neutralizar al grupo. El operativo dejó unos 15 muertos -solo seis tenían antecedentes penales- y 134 detenidos.

El entonces ministro de Interior, Gustavo González, calificó a la banda como «grupo paramilitar» cuyos integrantes eran en su mayoría de nacionalidad colombiana. Una retórica que Carmen Meléndez repitió en 2021. En aquel momento se anunció que los capturados serían deportados, aunque nunca se brindaron identidades de esas personas ni se dijo más nada al respecto. Se celebró como una victoria del gobierno «la toma» de la Cota 905, a pesar de que los líderes de la banda no fueron capturados.

Siga leyendo en Tal Cual

SuNoticiero