OPINIÓN | Venezuela, un país sin Gobernabilidad – por @raguilera68 – SuNoticiero
онлайн займ на банковскую карту

OPINIÓN | Venezuela, un país sin Gobernabilidad – por @raguilera68

La democracia venezolana ha confrontado y continua confrontando una etapa de transición que pareciera que no concluye nunca, la crisis a raíz del declive de los partidos políticos como puentes idóneos para dirimir el conflicto social sigue vigente y a mi juicio se ha hecho más profunda que nunca en estos momentos, aunque muchos dicen que se ve una luz al final del túnel.

Lo ocurrido en distintos procesos electorales, como por ejemplo el del 6 de diciembre de 2015, significo una toma de fuerza que no se imaginaba el oficialismo, una parte importante de los venezolanos retomaron la confianza en un grupo de partidos políticos que ofrecían una salida, un camino no violento y sobretodo electoral, dando así cabida a todo aquel que desee incorporar su grano de arena al proceso de cambiar a Venezuela, lamentablemente ese esfuerzo y ese apoyo ciudadano se perdió, en estos momentos queda un interinato que luce vacio y que no genera nada de confianza, lo demuestra la situación compleja del día a día.

Poco a poco, se diluyo el concepto de “Democracia Participativa” real, entendiendo esto como la expresión más amplia de democracia, en la cual los ciudadanos de un país, se involucran y participan en la toma de decisiones de índole política, todo parece estar secuestrado por el G4 y el grupo de organizaciones estériles por el momento que lo conforman.

La gente hasta hace muy poco tiempo se mantenía alejada de la política, pues según el pensar de muchos, eso no los afectaba, se tomo conciencia de que no es así, los ciudadanos buscaron y aun buscan organizarse para participar, de hecho se acercaron más a las estructuras político partidistas para conformar equipos y aportar ideas, para tristeza de millones, ese aporte también fue traicionado, ahora la oposición luce deforme y sin liderazgo, lo cual dice mucho de quienes están en esos puestos dentro de las organizaciones políticas de siempre.

El que vivamos en sociedades más globalizadas e internacionalizadas, hace que los factores comparativos entre países estén a la orden del día e indudablemente abre los ojos a quienes padecen las injusticias de la ingobernabilidad. Hoy en la Venezuela del 2022, ya sumidos en anos de maltrato por parte del Chavismo y también de mucha mala oposición, en una nación signada por la marca de la corrupción, la inseguridad ciudadana, la falta de medicinas, de alimentos, de artículos de primera necesidad (para el que no tiene acceso a dólares que les sobren), de luz, de agua potable y pare usted de contar; muchos se preguntan ¿Porqué en otros países si hay y aquí no?.

Lo cierto es que ya el “Pueblo” se dio cuenta del engaño, de que las medidas populistas no son nada serias, que no sirvió para nada tanta alharaca revolucionaria, pues solo funcionaba si había dinero, pero ante la realidad económico-social y la falta de recursos se desplomo tal revolución y con ella van en declive sus aliados de otros gobiernos del hemisferio, que ahora tienen que atender sus propios problemas.

Lo que sí es cierto, es que se agudiza la crisis de gobernabilidad en nuestro país, la cual viene dada por esa desconfianza que hoy en día existe de los ciudadanos hacia el desgobierno de Maduro que luce atado de pies y manos ante una verdad inocultable, haciendo malabares y buscando bocanadas de aire todos los días, la carrera de resistencia le está dando frutos, pues con la situación en Rusia, la apertura del mercado petrolero a empresas norteamericanas quizás lo beneficie, veremos.

En este contexto, vale la pena destacar que ya no hay mito que valga de parte de este mal gobierno, ni el de la conspiración para derrocarlo, ni el de la invasión desde el “Imperio” y mucho menos los famosos intentos de magnicidio que nunca sucedieron, ya nadie se come el cuento; lo que sí es real es que el régimen se está desmoronando, se cae a pedazos solito día con día y sin ayuda, con el paso de las horas se descubren más casos en cuanto al mal manejo de los asuntos públicos, escándalos que hacen, que uno pierda la capacidad de asombro, la enfermera que fue tesorera, el vice ministro que recibió sobornos, el ex Alcalde que se perdió lleno de billetes y apareció en la florida entregándose, en fin.

Lo cierto es que ante cualquier propuesta de que las cosas mejoren, el régimen ejecuta un ataque por todos los medios que tenga a su alcance, monta sus shows televisivos, encadena al país entero y lo peor de todo, juega hasta con el hambre de la gente, en conclusión podemos afirmar que Venezuela es un país sin gobernabilidad alguna, Maduro ataca a los ciudadanos a diario y lo hace no dando respuestas a sus necesidades básicas, no ve las luces de advertencia, no ayuda ni se deja ayudar, solo sigue en su plan aferrándose al poder aunque ya es sabido por todos que históricamente el pretendido plan es inviable.

Todo esto nos lleva sin duda alguna a pensar en soluciones, en buscar salidas concretas y correctas, acordes con la realidad mundial, que ayude a la sociedad en conjunto a resurgir y mejorar; para ello tiene que haber garantía de orden público, seguridad jurídica, confianza, solicitar y aceptar si es necesaria la ayuda internacional, para luego ineludiblemente una vez que salgamos de este bache en la historia, ir hacia una redefinición del esquema Estado, Mercado y Sociedad, para equilibrar a la nación, para que se produzca lo que necesitamos, reactivar el aparato productivo y volver al “Hecho en Venezuela” por ejemplo, para no depender solo de las importaciones y del petróleo que por cierto ya no es lo que era.

De igual modo se tienen que fortalecer las instituciones, pero primero sacarlas del marco en el cual se encuentran en la actualidad, totalmente subordinadas al poder ejecutivo, es decir hay que reinstitucionalizar al país, buscando que sus ciudadanos confíen y acudan a los organismos, quienes deben brindar las respuestas oportunas que de ellos se requiera, servir al público y no servirse del público, ese es el deber ser.
Hay mucho trabajo por delante, los mecanismos están allí, en la carta magna, hay que organizarse para aplicarlos y lo vamos a hacer, así de simple y sencillo.

Reinaldo Aguilera R.

SuNoticiero

Join the Conversation