Miley Cyrus cumple 30 años entre la depresión, su pasado de chica Disney y su pansexualidad – SuNoticiero
онлайн займ на банковскую карту

Miley Cyrus cumple 30 años entre la depresión, su pasado de chica Disney y su pansexualidad

Cientos de millones de personas siguieron todos los detalles de la vida de Miley Cyrus, desde que se puso la peluca de Hanna Montana hasta sus últimos éxitos en la música. Hoy, la artista estadounidense cumple 30 años y pocos conocen cómo fue el proceso que vivió para asimiliar esa fama que la persiguió desde muy chica. Ya desde los 12 años, Miley se tuvo que acostumbrar a las luces, cámaras Desde muy pequeña se acostumbró a las cámaras y al show. Así, tuvo que llevar una vida muy diferente a otras chicas de su edad.

“Cuando tenía 12 años no iba a fiestas de pijama porque tenía que trabajar al día siguiente”, así define Miley sus comienzos en el espectáculo.

La tortura de ser una chica Disney

“No podía salir con mis amigos para el show de Juicy J por la noche porque tenía que trabajar a la mañana.”, continúa el relato de Cyrus de sus comienzos como artista de Disney. Perderse planes y no poder estar con sus amigos era algo normal en su infancia, no poder acudir a shows de artistas que admiraba porque su trabajo ocupaba casi las 24 horas de su día.

La transformación que tuvo la cantante se puede apreciar con el paso de los años. De una niña rubia que tenía una doble vida a múltiples escándalos que han salido en diferentes revistas y llegando a una nueva era en la que seguro no pierde su esencia.

Todos estos cambios los plasmó en un video que resumen 10 años en solo 10 minutos. En este clip podemos ver cómo se quitaba la peluca de Hanna Montana, cómo fue su relación con Liam Hemsworth, algunas entrevistas que ha dado a lo largo de su carrera o la evolución que ha tenido su música y sus videoclips.

Miley Cyrus es uno de los fenómenos juveniles más grandes de todos los tiempos. Formó parte de la generación Teen Pop -junto a otras celebridades como Selena Gómez, Demi Lovato y Justin Bieber.

Todo arrancó con su personaje en Hannah Montana, que rompió todo los récords de audiencias. Personaje por el que una imagen de “niña buena” no le permitía ser quien realmente era, hasta que tomó las riendas de su vida haciendo historia con una de las presentaciones más importantes de toda la historia de los premios MTV Video Music Awards.

Destiny Hope Cyrus, su nombre real, sabía perfectamente que sólo algo transgresor y que causara incomodidad en los demás le permitiría continuar con su carrera como cantante y actriz de la manera en que ella quería, aún cuando eso también significaba que la empresa del “ratón más famoso del mundo” le daría la espalda y miles de sus fans menores de edad enfrentarían una completa censura por parte de sus padres tradicionalistas que la apoyaban bajo el perfil del personaje de la serie, más no en el de la chica con completa libertad sexual.

Así, la reina de Disney se convirtió en La reina del twerk.

Un 23 de noviembre de 1992 nació la líder de los smilers -como se hacen llamar sus fans-, producto del matrimonio de Billy Ray Cyrus y Tish Cyrus, que actualmente están divorciados. Su pasta de artista ya corría por su sangre ya que su padre tenía una reconocida carrera como solista e incluso a los pocos años de edad Dolly Parton – la reina de la música country- se convirtió en su madrina.

El carisma de Miley rápidamente llamó la atención de todos a su alrededor, por eso no fue de sorprender que cuando Disney Channel lanzó el casting para realizar un importante personaje en una nueva serie, ella lo ganara con facilidad.

El 23 de marzo de 2006, con el propósito pero sin esperar que realmente sucediera, 5.4 millones de televidentes sintonizaron el estreno de la serie, siendo uno de los golpes de audiencia más grandes de todos los tiempos para el canal de Disney, algo inexplicable pues era el debut de Cyrus y previo a eso no había tenido ningún otro proyecto de renombre y tampoco estaba bien posicionada en la industria del entretenimiento.

Lea más en Infobae

SuNoticiero

Join the Conversation