Radicalización de la cuarentena revivió caos e incertidumbre en Lara – SuNoticiero
онлайн займ на банковскую карту

Radicalización de la cuarentena revivió caos e incertidumbre en Lara

Caos vial, incertidumbre y confusión fue lo que se vivió ayer en los 4 costados del municipio Iribarren cuando se comenzó a aplicar la restricción de tránsito por la cuarentena. Los accesos desde El Cardenalito, el norte, El Manzano y Cabudare se mantienen con el paso restringido tras la radicalización de la cuarentena anunciada por el Gobierno Nacional. Sólo quien tenga salvoconducto podrá pasar por esas vías y quien no, debe retornar.

Las restricciones de movilidad se deben al repunte de los casos de personas contagiadas con covid-19 en Lara y el país.

Desde las seis de la mañana del día de ayer, funcionarios de la Guardia Nacional (GNB), Policía Municipal se apostaron en El Cardenalito, en la entrada de Barquisimeto, en el puente Macuto, en el distribuidor Bellas Artes del municipio Palavecino y en la intercomunal Barquisimeto-Duaca con el fin de solamente dejar pasar a quienes circulan con salvoconducto de los sectores priorizados como salud y alimentación, lo que causó colapso y congestión en esas vías.

«El paso es un poco lento en esas zonas, uno dura bastante en la colas», dijo Juan Fréitez, pues cada vehículo que pasa por los puntos de control debe mostrar su salvoconducto lo que hace que la colas se abarroten. Incluso hasta los comerciantes informales que vienen desde Yaracuy se deben retornar porque no cuentan con el salvoconducto.

En el norte de la ciudad la situación era la misma. En un recorrido de 1.95 kilómetros (desde la pasarela de El Cují hasta la Escuela de Policías) habían dos alcabalas de la Policía Municipal. Allí el control era estricto, tanto así que, ni siquiera las mujeres embarazadas, podían pasar si no tenían un salvoconducto.

«Yo no tengo informe médico, pero necesitaba irme para el Hospital Central porque tenía que hacerme un eco. Voy a parir hoy o mañana y no me dejan pasar», decía la señora Yorbelis Hernández, ama de casa que tuvo que regresarse a su casa pues la barriga no le era un justificativo suficiente.

En la carretera vieja de Carorita también hubo policías para evitar que las personas utilizaran esa vía y llegaran a Barquisimeto.

Médicos no pudieron llegar

Los hospitales se quedaron solos. Las medidas de restricción que se aplicaron dentro del municipio Iribarren limitó el tránsito de muchos médicos, especialmente los que no tienen carro y dependen del transporte público o de una cola.

René Rivas, presidente del Colegio de Médicos en el estado Lara, dijo este lunes que, en servicios claves dentro del Antonio María Pineda hubo ausencia de personal. «Queremos decirle a la ciudadana gobernadora que se deben tomar acciones para evitar que esto pase. El personal de salud no puede trabajar», puntualiza el dirigente gremial.

Restringen paso en avenidas

Con el fin de evitar mayor circulación de vehículos, las principales avenidas de la ciudad se mantuvieron con el paso restringido. Motos, conos y hasta patrullas de organismos de seguridad eran colocadas en las calles para que las personas no pudieran pasar.

En la Vargas con Venezuela estaban funcionarios de la Policía Municipal, mientras que en la Libertador con 51 también se encontraban haciendo lo mismo, pues sólo pueden circular sectores priorizados. Los funcionarios estarán desde las seis de mañana.

Por La Prensa

SuNoticiero

Join the Conversation