Lo escaso y costoso de los encurtidos hallaqueros en el estado Zulia – SuNoticiero
онлайн займ на банковскую карту

Lo escaso y costoso de los encurtidos hallaqueros en el estado Zulia

Las alcaparras, aceitunas, pasitas y el garbanzo, tres de los ingredientes que distinguen el sabor de las hallacas, parecen haber desparecido de la mayoría de los ánaqueles del mercado Periférico la Limpia. El centro de compra, que en otros años se colmaba de los productos necesarios para la elaboración de los platos navideños, hoy ofrece pocas opciones.

En un recorrido que realizó Versión Final se pudo constatar que solo un local, de los cinco visitados, cuenta con al menos tres de los encurtidos mencionados. Otros comerciantes solo ofrecen bijao, verduras y pabilo por temor a que se le abollen los ingredientes, tras ser adquiridos en dólares.

El kilo de aceitunas o alcaparra varía desde los 200.000 a 250.000 bolívares. Mientras que las pasitas cuestan entre Bs. 16.000 y 25.000. El bijao está entre los 35.000 y 50.000 mil bolívares, según la cantidad. Desde de Bs. 20.000 se puede encontrar un rollo de pabilo.

El comerciante Saury Ortega, decidió este año solo vender la hoja donde se envuelve la hallaca, y las hortalizas para la preparación del guiso “por ser productos de consumo diario”.

La verdura no se ha dejado de vender. Pero la aceituna y la alcaparra son incomparables. Todo en dólares o peso y no lo quieren al cambio”, refirió el comerciarte del periférico La Limpia.

Por su parte, Dixon Ramos, propietario de un establecimiento en el referido centro de compras, aseguró que trae el pabilo de Maicao, luego de que comprara cuatro bultos en el Centro y el hilo estuviera vencido.

Acaparan las cosas desde el año pasado y las venden ahora. Uno no se da cuenta y pierde la inversión. Antes, todo era mejor que ahora. Llegaron los malandros esto y se acabó”, aseguró Ramos.

Los encurtidos y el garbanzo aportan a la hallaca el tradicional sabor venezolano. Pero ante los elevados precios, muchas familias optan por suprimir estos productos. Quienes logran comprarlos hacen malavares para rendirlo en la elaboración de los platos decembrinos.

Ana Montero, residente del sector Amparo, asegura que antes no escatimaba en echarle los encurtidos a sus hallacas, pero este año prevé comprar un cuarto de kilo de cada producto y colocar media aceituna, media alcaparra y una pasita a cada manjar navideño.

“En Las Pulgas no se ven”

Se fregaron las hallacas. Solo las comerán el que tiene (…) Los guisantes están muy caros, por eso en Las Pulgas no se ven”, dijo Alexis Marchan en referencia a la venta de los encurtidos en el estrato comercial del Centro de Maracaibo.

Marchan concordó con otros comerciantes, quienes aseguran que las aceitunas, alcaparras o garbanzos son comprados en dólares. “Aquí solo las tienen los comercios grandes”, agregó.

Por su parte, Maryoli Urdaneta, recuerda como en otros años tenía su mesa a rebosar, entre productos para la hallaca, frutas, verduras y otros materiales de uso en las fiestas de decembrina. Hoy solo posee bijao, mandarinas y pequeños combos de hortalizas.

La hoja de plátano, utilizada para envolver la masa y el guiso esta en 40 mil bolívares.

Un mercado sin brillo

En otros años, a principio de diciembre, al entrar en Mercado Santa Rosalía era difícil caminar entre los compradores para llegar a los distintos locales. Hoy solo se ven solo pocos establecimientos abiertos y solo uno de los cuatro visitados posee en su totalidad los materiales para el plato típico y coinciden con los precios mencionados. Dos de los otros tres locales solo tienen bijao y uno garbanzos el cual cuesta 120.000 bolívares y también es vendido un medio o cuarto, según explico Luis Gonzales.

En el día vendemos dos o tres paqueticos. La alcaparra y aceituna son muy caras. La gente no la compra. Las ventas están muy bajas, en algunos sábados vendemos más”, agregó Gonzales.

Ventas bajas y precios altos

Las ventas han bajado. La gente esta semana apenas es que inician las compras. Todos los días cambian los precios y los proveedores especulan. Ya no hayamos cómo vender. Por decir hoy compramos a un precio, lo vendemos durante la semana, si sale, y al comprar a la otra lo que recibimos ya no es suficiente” dijo José Flores, un vendedor de La Limpia.

Ante los altos costos de los ingredientes algunos comerciantes se han atrevido a vender menos del medio kilo. Otros, como José Ortega, solo comercian las aceituna “y hasta no terminarlas de vender no compro otra cosa”.

Un pote de aceituna cuesta entre 20 y 30 dólares. Debido a que la gente no tiene como comprar vendemos un cuarto de kilo en 50 mil bolívares”, aseguró Ortega.

Mientas los pocos comerciantes buscan salir de los productos navideños, Marelys Parra se cuestiona si podrá lograr hacer este año algún plato navideño.

Creo que terminare haciendo un arroz con pollo. Para comprar las alcaparras, aceitunas y el garbanzo necesito tener lo que he ganado en medio año. Pensé hacer una macarronada pero macarrones están en noventa y cinco mil bolívares”, explicó Parra.

Robert Arámbulo / Alejandro Paredes / Diario Versión Final

SuNoticiero

Join the Conversation